18.1.10

La Interconsulta y la Información: Aspectos Psicológicos en Ecografía



Mauricio Chevnik
Susana N. Vignolo
Emilio Yamauchi

Publicado en la Revista Claves en Psicoanálisis y Medicina
N° 4 Año Mayo de 1993


Introducción


Los estudios ecográficos son un complemento muy importante de la clínica, con un amplio campo de acción, pero con límites precisos, utilizándose no sólo en pacientes con patología, sino también en casos normales.


Siendo la Ecografía un método dinámico, inocuo y no agresivo, paradójicamente, en algunos casos puede generar tensión, incertidumbre, ansiedad o angustia.


Trataremos de puntualizar algunos de los muchos aspectos psicológicos que pueden surgir frente a la realización de una Ecografía, poniendo énfasis en lo que concierne a la interconsulta y la información , trayendo para este fin la experiencia recogida en el Gabinete de Ultrasonido de nuestro Servicio.


Debemos considerar tres partes que son: la paciente, el médico solicitante y el médico ecografista.


Estas partes conforman los elementos humanos que constituyen un trípode y se hallan unidos al Ecógrafo, e interrelacionados entre sí. Es, de acuerdo con la fluidez y la firmeza de esta interacción, que surgirán los elementos positivos o negativos que pueden influir psicológicamente.


En cualquiera de los vértices donde se asientan los elementos humanos o en la totalidad de éstos aparecerán los problemas de índole psicológica.


Consideraremos en forma individual a cada uno de estos elementos y trataremos de estudiar la relación entre ellos y la Ecografía ( interconsulta), y posteriormente la información Ecográfica.


A La Paciente


La genitalidad de la mujer ha sido objeto de numerosos estudios sexológicos, antropológicos y psicológicos. El hecho de que los genitales femeninos reproductores estén ocultos, remite al concepto teórico psicoanalítico de “angustia de castración”, y nos lleva a preguntarnos ¿por qué la mujer carga tanto de fantasías todo su aparato genital? y ¿será esta angustia lo que la lleva a querer verificar cómo está su interior?


En el caso de la mujer embarazada, se plantea de acuerdo a cómo vive su gestación, alegría, angustia, temor o rechazo, fundamentalmente porque existe una modificación de la identidad hormonal, corporal y emocional (del psique soma), por los cambios que subyacen en esta situación.


S. Freud en el Malestar en la Cultura, dice: “Ya nuestra constitución, pues, limita nuestras posibilidades e dicha… desde tres lados amenaza el sufrimiento; desde el cuerpo propio, que destinado a la ruina y la disolución, no puede prescindir del dolor y la angustia como señales de alarma; desde el mundo exterior, que puede abatir sus furias sobre nosotros con fuerzas interpotentes, despiadadas, destructoras; por fin desde los vínculos con otros seres humanos. Al padecer que viene de estas fuentes lo sentimos tal vez más doloroso que a cualquier otro…”


En otras mujeres, cuando se trata de confirmar o descartar un diagnóstico ginecológico, aparece la fantasía de ser poseedora de un cáncer, como manifestación de algo siniestro que está ocurriendo en su interior. En ambos casos, y en términos generales, la paciente busca en su médico “ ser cuidada y comprendida”, surgiendo aquí un primer interrogante: ¿el médico tiene en cuenta siempre este mensaje? En este sentido, la Ecografía permite descubrir vívidamente, el aparato genital interno y si se descarta lo patológico, este medio ayuda a eliminar una serie de angustias y temores. En caso contrario, al confirmar la enfermedad, la toma de conciencia de su existencia hace saber al paciente con qué se enfrenta.


Esta técnica nos muestra en especial, durante la gestación la maravilla del mundo interior de una mujer embarazada, mostrando el útero, el bebé, la placenta, el líquido amniótico.


B El médico solicitante.


El avance científico, en especial en el campo tecnológico, ha producido un cambio muy importante en el rol médico (depositario del saber), permitiendo la incorporación de otros profesionales e integrando un equipo médico; de cuya eficaz interacción, se beneficia el paciente. Como parte de este equipo aparece una máquina que responde verazmente y con un mínimo margen de error, produciendo una fisura en la omnipotencia del médico ecografista.


¿Por qué se llega a pedir un estudio Ecográfico? La implementación de la ultrasonografía como un nuevo método dentro del campo de la prevención y el diagnóstico, ha sido uno de los avances más importantes en la medicina.


Por esta razón, la solicitud de una ecografía puede surgir del médico tratante como un estudio de rutina o sospecha de patología, pero también puede ser requerido por la paciente, debido a la información paramédica o simplemente a causa de vivirlo como una moda.


Frente a este pedido de la paciente, cabe preguntarnos ( si el médico no ha logrado establecer un vínculo de confianza), ¿no necesitará la paciente observar su cuerpo mediante métodos más objetivos para disminuir la incertidumbre? Cuando el pedido surge del médico, así haya una relación vincular adecuada, el fantasma ( fantasía) de la ansiedad o angustia, como señal de alarma surge automáticamente, debido a las características emocionales de la paciente; de mediar una información clarificadora, la ansiedad puede ser menor, pero la prueba de que no ha podido ser anulada está dada por la pregunta al ecografista: ¿cómo está? o ¿cómo estoy?


C El médico ecografista


Esta figura médica que se animó a incursionar en un nuevo método tiene en general los fundamentos de una experiencia teórico – clínica y es quién da validez al método.


Se han injertado, además, insensiblemente, entre el médico tratante y la paciente; y como hemos dicho anteriormente debe interactuar en el equipo médico, pero como un ente algo abstracto, estando a la sombra del médico tratante, pero no tanto como para dejar de ser médico y transformarse en una máquina.


Como el Ecógrafo es emisor de un verdad, se encuentra sujeto a la visualización por parte de la paciente, quien con su inmediato interrogatorio, sufrido por el médico ecografista, lo enfrentan a la cuestión de cómo se deben manejarlas respuestas frente a la paciente que no es su paciente. Debemos dejar planteado aquí que la información será decodificada de acuerdo a las características de personalidad de la paciente.



El médico ecografista es el primero en recibir los impactos que genera la verdad ecográfica frente a una paciente, a la que como persona no conoce, por lo cual frente a ésta paciente transitoria debe plásticamente adecuarse y responder de forma equilibrada.


El sobredimensionamiento del método y la Hipo o Hiperimaginación del Ecografista, pueden producir también, algún daño psicológico que con la experiencia se puede obviar. La información que inicialmente se vuelca a la paciente en forma oral, debe ser escueta, y dentro de lo posible ambigua, pero no debe dejar duda de que es el médico tratante a quien debe dirigir el interrogatorio final, que por otro lado es quien reúne todos los datos de los exámenes complementarios para llegar al correcto diagnóstico. En cambio, la información oral y escrita al médico debe ser amplia y explícita.


Balint dijo que hay un medicamento que el médico maneja sin conocer su dosis útil y su dosis mortal: la palabra.


Cabe aquí consignar si la información debe ser sólo descriptiva o se deben colocar diagnósticos presuntivos que pueden ser productores de iatrogenia.


¿Cuál sería entonces la información adecuada? He aquí la gran dificultad que debe ser solucionada y adecuada a cada circunstancia y como dice L. Israel:” Cada paciente es un problema nuevo, con su entorno, el grado de extensión y evolución de su enfermedad, pero también con su requerimiento, su cultura, su angustia, su apreciación de efectos secundarios aceptable. Todo esto debe ser tenido en cuenta, entre otras cosas, para construir una estrategia exitosa, para triunfar a pesar de numerosos factores no dominados, poco conocidos e incluso insospechados. Esta es la problemática de la medicina de avanzada, pero hasta ahora nadie lo había dicho ni enseñado”.


Las situaciónes no son siempre dramáticas, sino que muchas veces terminan generando alivio a la ansiedad. En estas circunstancias, el ecografista puede ser tan locuaz como para no ocultar la satisfacción de comunicar un hecho auspicioso al médico tratante.


En el medio hospitalario, todo lo dicho anteriormente se obviará con la composición de un equipo interdisciplinario con el cual la redistribución de la información queda compartida por todos y la redistribución de los afectos que se movilizan también.


Perspectivas


Trabajar en el campo de la articulación entre el psicoanálisis-psicoterapia e Institución Asistencial Médica, implica crear un Instrumento Técnico en el que venimos trabajando.


Reconocer esta limitación es una tarea importante para el psicoanalista. En estas zonas límites entre diversas disciplinas, están los obstáculos y por eso mismo allí está su riqueza.


Las instituciones asistenciales ubicadas en la realidad social, son un medio, una forma de organización que en la actualidad reciben la influencia del psicoanálisis. Vemos allí la interacción entre dos prácticas, sus logros, sus dificultades. Es decir, aquello que es fuente posible de toda creatividad.


Pensamos que no sólo desde nuestra teoría psicoanalítica podemos influir en el campo de la medicina, sino que una práctica en el seno de ésta puede enriquecer al psicoanálisis mismo.




Bibliografía


Deusch, H.                      La Psicología de la Mujer.
                                         Tomo II. 1952 Ateneo.


Freud, S.                         Duelo y Melancolía.
                                         Introducción al Narcisismo.
                                         El Malestar en la Cultura.
                                         Obras Completas. Amorrortu.
Grimber, L. y R.             Identidad y Cambio. Kargieman. 1971

Gadea, Vignolo de 
Jaroslavsky y otros       Interrelación Médico Paciente en el caso de pacientes con Feto
                                         Muerto.
                                         Revista A E A P G, N°8 “Epistemología y Psicoanálisis”. 1983

Israel, Lucien                 La Decisión Médica. Emece, 1983

Yamauchi, E., Greco     Reacciones Psicológicas frente a la Ecografía.
                                         Contribución al Tema.
                                         Colaboración de la Lic. Susana N. Vignolo.
                                         Primer Congreso Argentino Latinoamericano de
                                         Ultrasonografía en Medicina, Bs. As. 1983









Mujer y Familia: Matrices del Psiquismo/Psicoperinatología