4.6.10

Inicio de Trabajo de Parto. Indicaciones para el Puerperio.Video Masajes en Bebés Prematuros

Embarazo, depresión y psicofármacos

8 de septiembre de 2009.- Hay momentos de la vida de la mujer en los que la depresión amenaza con aparecer como una visita incómoda, no sólo difícil de sobrellevar, sino que viene cuando menos se la necesita y se resiste a marcharse. Suele ser en etapas de tránsito, encrucijadas entre factores biológicos, psicológicos y sociales, poniendo en riesgo la salud personal y familiar. Uno de esos momentos críticos es el embarazo, que supone intensos cambios fisiológicos y psicológicos potencialmente estresantes, lo que supone que la morbilidad psiquiátrica aumente (20 a 40%).


El viejo mito de que el embarazo mejora a las "mujeres neuróticas" es sólo un mito. Pese a ello las decisiones clínicas se siguen adoptando de manera bastante intuitiva y se tiende a evitar los psicofármacos sin sopesar si es mayor el riesgo de darlos o de quitarlos. En la actualidad, se sabe que el riesgo de depresión en el embarazo es elevado y se relaciona con factores psicosociales (pareja, trabajo...), exigencias biológicas (cambios hormonales), y antecedentes personales.


Un factor clave es la supresión de psicofármacos en mujeres que los estaban tomando y estaban compensadas. Esta supresión parece una pauta casi obligada, pero en mujeres con factores de riesgo altos habría que pensárselo dos veces. Aun así, la tónica general es la supresión, ya que el miedo a las malformaciones supera al temor a las consecuencias de padecer una depresión.


Por eso, es encomiable la reciente aparición de un magnífico libro sobre 'Uso de psicofármacos en el embarazo y la lactancia' (Euromédice, 2009), dirigido por los Drs. Medrano, Zardoya y Pacheco del País Vasco, y una excelente revisión dirigida por la Dra. Kimberly A. Yonkers, de la Yale School of Medicine (New Haven, Estados Unidos).

La idea general es que aunque se han descrito ciertos riesgos con el uso algunos antidepresivos durante el primer y último trimestre del embarazo, estos riesgos son inespecíficos y no superan al de no hacer nada. Por eso, adoptando una postura sensata, los autores 'dictaminan' que los antidepresivos pueden ser necesarios para aliviar o prevenir las recaídas en los casos más graves, crónicos o recurrentes, y que el riesgo de aplicarlos es, en general, escaso. Aun así, en mujeres con depresión menos graves la psicoterapia sería una buena alternativa. En todo caso, la utilización combinada de fármacos y psicoterapia, de acuerdo con las necesidades de cada caso y momento, sería la pauta más apropiada. Lo recomendable sería mantener controles psiquiátricos frecuentes en mujeres con factores de riesgo, e intervenir inmediatamente que se detecten síntomas sospechosos.

Todo esto ya lo sabíamos, obviamente, pero a pesar de todo se siguen cometiendo muchos errores, que empiezan por no detectar ni diagnosticar casos de verdadera depresión (los cambios emocionales son lógicos y propios del embarazo, se confunden síntomas psíquicos y físicos de la depresión con los de la situación psicológica y somática de embarazo) o no tratarlos ("ya se pasará", "da miedo dar fármacos"...). Luego bienvenidos sean el libro y el artículo, ya que es un tema complejo que hay que mantener constantemente actualizado, sobre todo ahora que parece que la tasa de embarazos se recupera en España después de tantos años de infecundidad.


Un estudio reabre el debate
Dicen que duplica la probabilidad de muerte durante el primer mes



Señales de inicio del trabajo de parto



*Prof. Dr. Ricardo Horacio Illia


En las últimas semanas del embarazo, se notará un aumento discreto en la frecuencia de esas contracciones que fueron percibidas desde las 30 semanas en adelante de manera esporádica.


Es probable que incluso ocurran salvas de contracciones, durante 30 o 40 minutos, que dan lugar a esas famosas falsas alarmas, donde al concurrir al centro asistencial, se le dice a la paciente que el cuello todavía no se ha modificado, que las membranas están íntegras, y que por lo tanto, debe volver a su domicilio a seguir esperando.


Las contracciones del trabajo de parto iniciado tienen una característica fundamental con respecto a las otras, y es su regularidad. Un inicio de trabajo de parto, comienza a presentar contracciones cada 15’, cada 12, cada 10 y así, hasta notar claramente que hay contracciones al menos 2 cada 10’ (una cada 5’) y que no tienden a espaciarse. Las salvas de contracciones que no corresponden al inicio del trabajo de parto remedan esta situación, pero usualmente antes de la hora comienzan a espaciarse.


Esta frecuencia contráctil, puede asociarse a alguna modificación del cuello del útero, por lo que no es raro que estas contracciones, se presenten asociadas a una pérdida discreta, amarronada, que anuncia que se han iniciado las modificaciones del cuello del útero.


De manera que si se notan contracciones que se acercan en su frecuencia al término del embarazo, lo mejor que puede hacer la paciente es recostarse de costado, y controlar la frecuencia de las contracciones. Si se nota que las contracciones no tienden a espaciarse, que se acercan entre sí, y que luego de adquirir una frecuencia de cada 5’, esta se mantiene por más de una hora, esto es motivo de consulta. En los distintos casos de embarazo de término, la situación sería:




Primer embarazo: en general se aconseja que espere más de una hora con contracciones para consultar. Algunos sugieren no menos de dos horas.


Más de un parto previo: cuando ven que se acercan a la hora de contracciones y estas no se detienen, tienen que consultar.


Paciente con una cesárea previa: deben consultar si las contracciones no se detienen luego de 30 a 60’.


Pacientes con más de una cesárea o con resección previa de miomas o con cualquier operación uterina: deben consultar de inmediato.


Otros motivos de consulta son:


• presencia de pérdida sanguinolenta con o sin contracciones, caso en el cual, los tiempos fijados previamente se acortan (porque la pérdida denuncia modificaciones en el cuello del útero u otra situación que amerita el examen) y el hecho de perder líquido por genitales, lo que implica que probablemente se haya roto la bolsa de las aguas


• Si el líquido que se pierde es relativamente transparente con algún tinte rojizo y no hay demasiada contractilidad, bueno, movimientos despaciosos, preparan sus cosas y van al centro de salud (verificando que el BB se mueva), pero esto no implica que hacemos ducha y hablamos con todo el mundo, simplemente se recoge lo necesario y van a revisarse. Pero si el líquido que se pierde tiene tinte verdoso, la consulta debe ser inmediata.



INDICACIONES PARA EL PUERPERIO


CONSEJOS GENERALES PARA TODO TIPO DE PUERPERAS


GENERAL

*Prof. Dr. Ricardo Horacio Illia


 Mantener el esquema vitamínico original hasta ver al médico


 Hasta los 30 días del nacimiento no puede haber penetración, ni realizarse duchas vaginales ni baños de inmersión


 Pueden tomar sol en traje de baño y mojarse pero no se pueden sumergir en el agua


 A partir de los 30 días posteriores al nacimiento se pueden reiniciar las relaciones sexuales con penetración, baños de inmersión y cualquier tipo de actividad física (salvo abdominales en caso de cesárea)


 Cualquier dolor específico de piernas, hinchazón de piernas y especialmente asociado a estados febriles es motivo de consulta inmediata a la guardia que corresponda según prepaga.


LACTANCIA

 Vaciar bien las mamas después de cada lactada


 Si las mamas no quedan vacían, vaciarlas con sacaleche


 Si te notás afiebrada, tocar las mamas. Si no estuvieran flojas tomar 1 gr de Paracetamol y vaciar las mamas con sacaleche


 Si aparecen área rojas en la piel de las mamas concurrir inmediatamente a la guardia que corresponda según prepaga


PERDIDAS VAGINALES


 Verificar que las pérdidas vaginales no tengan feo olor


ANTICONCEPCION


 A partir de los 30 días posteriores al nacimiento deben elegir el método anticonceptivo a utilizar. Las mamás que dan de mamar no pueden tomar pastillas (hay pastillas específicas para el puerperio pero no son 100% efectivas)


 Si eligen el preservativo es conveniente comprar los que tienen lubricante por la sequedad vaginal propia de del puerperio


 Si prefieren las pastillas específicas del puerperio deben solicitar la receta especialmente


 Si la opción es la anticoncepción oral usar preservativos durante la lactancia y al final de la misma se indicará la toma de las pastillas


 Si prefieren la colocación de un dispositivo intrauterino (DIU) es conveniente aclarar que los dispositivos actuales NO tienen efecto abortivo, dado que funcionan eliminando cobre, lo que inmoviliza el semen evitando la concepción. El DIU puede colocarse a partir de los 30 días posteriores al nacimiento. Tiene una duración de tres años, al cabo de los cuales puede retirarse o recambiarse. Si la paciente desea retirar el DIU antes de los tres años puede hacerlo cuando lo solicite.


 La utilización de DIU tiene una eficacia de 99% (las pastillas tienen igual eficacia en el laboratorio pero en el uso cotidiano baja al 95% por errores en la toma). El DIU puede producir alguna pérdida intermenstrual y generar menstruaciones más abundantes. Existe la posibilidad de eliminar el DIU espontáneamente pero es muy baja


 Ni pensar en el diafragma


 Vasectomía a consideración del procreador responsable



CONSULTA OBSTETRICA POSTERIOR AL NACIMIENTO


Puérperas de parto normal o forcipal SIN episiotomía:


 dentro de los 15 o 20 días posteriores al parto


Puérperas de parto normal o forcipal CON episiotomía:


 dentro de los 7 a 10 días posteriores al parto


Puérperas de cesárea:


 dentro de los 10 a 12 días posteriores a la cesárea



CONSEJOS ESPECIFICOS PARA PUERPERAS DE PARTO NORMAL O INSTRUMENTAL CON EPISIOTOMIA O SUTURA DE DESGARROS


1. Comprar Pervinox Solución (de venta libre)


2. Colocar agua en una jarra hasta ¼ de su capacidad. Luego colocar Pervinox Solución hasta que el líquido tome color tipo coca cola


3. Cada vez que el apósito se encuentra francamente embebido en sangre, sentarse en el inodoro o bidet, verter parte del contenido de la jarra sobre la zona de la herida


4. Secar con secador de pelo (Aire frío!!!)


5. Realizar este procedimiento cada vez que sea necesario según el estado del apósito


6. La primer semana es bastante engorrosa pero en la segunda los lavados serán más espaciados


7. Si hay dolor en la zona de puntos tomar Ibuprofeno 800 mg 3 o 4 veces por día


CONSEJOS ESPECÍFICOS PARA PUÉRPERAS DE CESÁREA


1. Mantener la herida ventilada salvo indicación especial


2. Las heridas transversales (en forma de sonrisa debajo del ombligo) suelen generar cierto hormigueo que debe ser considerado normal


3. Pueden notar cierta induración (endurecimiento) en los extremos de la herida, lo que es normal porque ahí están los nudos de los hilos


4. Si notan un dolor específico, un endurecimiento exagerado o que la herida se pone muy roja consultar con el médico


5. Usar como analgésico Ibuprofeno 800 mg 3 o 4 veces por día si hay dolor


6. Si tienen otros chicos y quieren alzarlo NO hacerlo agachándose sino flexionando las piernas hasta ponerse a la altura del niño y luego levantarlo para no hacer trabajar los músculos del abdomen


7. Pueden retomar la actividad física normal a partir de los 30 días del nacimiento pero la realización de abdominales debe ser más paulatina






*Especialista en Obstetricia y Ginecología


Jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Alemán (1)

Jefe del Servicio de Obstetricia del Sanatorio Güemes (2)

Profesor Adjunto de la Cátedra de Obstetricia de la UBA

Fellow of American College of Obstreticians& Gynecologists (3)
MN 53.104



Masajes en Bebés Prematuros

 

Mujer y Familia: Matrices del Psiquismo/Psicoperinatología