17.5.11

Funciones del llanto y Slide Show acerca del Desarrollo Cognositivo de los primeros tres años

  1. Funciones del Llanto
Lic. Paula Landen

Las abuelas decían que LLORAR, ayuda a desarrollar los pulmones...



También cumple funciones importantes para el bebé pequeño




Función de descarga:


Al nacer el niño y durante el primer trimestre; reacciona activa e intempestivamente a las vicisitudes que su organismo le va presentando, tanto las relacionadas con el “adentro del cuerpo” como las percepciones provenientes del “afuera”, del medio que lo rodea. Frente a estas sensaciones el bebé responde con movimientos reflejos, automáticos e involuntarios.


Bajo la influencia de sensaciones agradables (saciar el hambre, estar en brazos, baño tibio, entre otras) el bebé logra estar relajado.


Frente a situaciones desagradables (hambre, frío, dolor, entre otros) el bebé responde con un aumento de tensión: agita los brazos y piernas, llora y grita.


Los bebés pueden llorar por múltiples motivos y generalmente los padres atribuyen el llanto a causas como: hambre, sueño, cólicos, dolor, frío, calor, etc.



Aún no existe una real conciencia de que el nacimiento es una experiencia estresante para el bebé, y como tal genera tensiones que necesitan encontrar una vía de descarga para reestablecer el equilibrio interno.


Las variaciones del tono muscular entendidas como: estados de tensión y distensión traducen sensaciones de desequilibrio y equilibrio tanto del estado físico como afectivo.




El Llanto posibilita descargar tensiones acumuladas.


Un bebé que mantiene el equilibrio interno, no solamente descansa mejor, sino que sus estados de vigilia son mas óptimos para interactuar, adaptarse a los cambios y aprender.






Función de comunicación:




Llorar es un llamado, una señal de desequilibrio físico ó emocional, cumple una función de comunicación cuando es escuchado e interpretado.


Al ser el grito y el llanto respuestas reflejas, podríamos afirmar que “suenan siempre igual” este llamado al principio poco claro, constituye para los padres una suerte de “adivinación”


Es a partir del segundo y sobre todo del tercer mes cuando el bebé comenzará a gritar o llorar de diferentes maneras según sea el motivo que lo desencadene, siempre es una forma efectiva de atraer la presencia del adulto ya que por sus propios medios no puede buscar soluciones.


El llanto irá variando a medida que el bebé crezca y establezca un vínculo afectivo con sus progenitores y según el modo en que éstos interpreten y respondan

Estas variaciones se Irán constituyendo según los modos en que el adulto comprenda y responda al niño:


- El adulto comprende la necesidad?

- Como la resuelve?


- Cuánto tiempo demora en satisfacer al niño?


Volumen, intensidad, entonación, continuidad e intermitencia, los gestos, movimientos de brazos y piernas; irán marcando variaciones del llamado para enunciar: “tengo hambre, frío, estoy mojado, quiero dormir, necesito upa”.


El grito y el llanto son los precursores del lenguaje, su función es la de llamar al adulto para comunicar sus estados y necesidades.


Los bebés no pueden autocalmarse, necesitan que los calmen.


No pueden autosostenerse, necesitan ser sostenidos.


Los bebés no tienen palabras, necesitan que se los interpreten.




 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
                                                   Masaje a bebé llorando
                                                   Unidad de Terapia Neonatal
                                               Lic Susana N.Vignolo

Mujer y Familia: Matrices del Psiquismo/Psicoperinatología